El asma es una enfermedad crónica (a largo plazo) de los pulmones. Inflama y estrecha las vías respiratorias que son tubos que transportan el aire dentro y fuera de los pulmones. Con frecuencia comienza en la infancia, pero puede afectar a personas de todas las edades.

 

Causas

No se ha determinado una causa exacta de asma, los científicos e investigadores piensan que las causas genéticas y ambientales lo conducen. Estas pueden ser:

Mientras que los elementos que pueden causar un ataque de asma son:

  • Alergias.
  • Infecciones virales (como un resfriado) e infecciones sinusales.
  • Fumar.
  • Contaminantes del aire.
  • Acidez estomacal.

 

Síntomas

Los síntomas del asma comienzan cuando los irritantes causan que el revestimiento de las vías respiratorias se inflamen (hinchen) y se estrechen. Los músculos alrededor de las vías respiratorias pueden causar espasmos (contraerse rápidamente), lo que hace que éstas se estrechen aún más. Cuando su revestimiento se inflama, produce más moco, que obstruye las vías respiratorias y bloquea más el flujo del aire.
Cuando estos síntomas son graves y no se controlan fácilmente, se lo denomina un “ataque de asma”. Esto ocurre cuando el exceso de moco hace que los tubos de aire se hinchen y se tensen, pudiendo ser leves, moderados o graves. Los síntomas de un ataque de asma incluyen:

  • Tos.
  • Rigidez en el pecho. Puede sentirse sin aliento y como si algo le apretara el pecho.
  • Sibilancia. Un sonido ronco, chirriante, musical o silbido cuando respira.
  • Tos con moco.

 

 

A considerar

El asma no se puede prevenir y no existe la cura. Puede ayudar a evitar los ataques de asma evitando los factores desencadenantes que pueden iniciarlo. Los ejemplos de alérgenos e irritantes comunes incluyen:

  • Contaminación del aire.
  • Polvo.
  • Moho.
  • Polen.
  • Humo del tabaco.
  • Ejercicio.
  • Cambios en la temperatura.
  • Resfriados y virus.

 

 

Comentarios

comentarios