El calcio es un mineral que se encuentra tanto en el cuerpo como en muchos alimentos. La mayor parte del calcio en el cuerpo está en los huesos y los dientes, pero también se encuentra en la sangre, los músculos, otros tejidos del cuerpo y en el líquido entre las células.

Camino hacia una mejor salud

El calcio no sólo es bueno para mantener los huesos y dientes sanos y fuertes, también su cuerpo lo utiliza por las siguientes razones:

  • Ayuda a que los vasos sanguíneos y los músculos funcionen correctamente.
  • Ayuda a la liberación de hormonas y enzimas que mantienen su cuerpo funcionando correctamente.
  • Ayuda a los nervios a transportar mensajes por todo el cuerpo.
  • Ayuda a controlar nutrientes importantes, tales como el magnesio, el fósforo y el potasio.

La cantidad de calcio que necesita cada día depende de su edad, sexo y otros factores. Por ejemplo, la vitamina D mejora la absorción de calcio y el alcohol la reduce.
Es mejor repartir el calcio a lo largo del día, comiendo alimentos ricos en este mineral en cada comida, en lugar de todo de una vez. Asegúrese de obtener suficiente vitamina D a diario para ayudar al cuerpo a absorber el calcio. Los productos lácteos sin grasa o de bajo contenido, como yogur, queso y leche, son buenas fuentes de calcio.

A considerar

Si su cuerpo no recibe suficiente calcio y vitamina D para apoyar las funciones importantes, toma el calcio de los huesos, lo que se conoce como pérdida de masa ósea. La pérdida de masa ósea hace que el interior de los huesos se vuelva débil y poroso, lo que pone en riesgo a la persona de sufrir osteoporosis, una enfermedad ósea. Ciertas poblaciones corren un mayor riesgo de tener niveles bajos de calcio, incluyendo:

  • Las mujeres postmenopáusicas.
  • Las personas que tienen intolerancia a la lactosa y evitan los productos lácteos.
  • Las mujeres que tienen un trastorno de la alimentación (por ejemplo, anorexia).
  • Las personas que no comen animales, pescado o productos lácteos (veganos).
  • Las personas que toman ciertos medicamentos para la osteoporosis.
  • Las personas que tienen trastornos de paratiroides, enfermedad inflamatoria intestinal, o enfermedad hepática o renal.

Desafortunadamente, consumir más calcio del que su cuerpo necesita puede causar efectos adversos (negativos). Esto incluye cálculos renales, micción frecuente, dolor de estómago, náuseas/vómitos y fatiga.

Comentarios

comentarios