fbpx

Una circulación sanguínea adecuada es esencial para la salud en general a cualquier edad, pero más en los adultos mayores. Una mala circulación puede provocar desde inconvenientes menores hasta problemas graves, por eso, si sufres de mala circulación, hay una serie de cosas que puedes hacer para mejorar esta afección y aliviar sus malestares.

Circulación en adultos mayores

La circulación de la sangre en todo el cuerpo humano es una parte esencial de la salud. Si bien es un proceso involuntario, puede volverse difícil con la edad, especialmente cuando se trata de la circulación en las extremidades inferiores, como las piernas y los pies. Hay varios factores que afectan la circulación en adultos mayores, las cuales incluyen desde la diabetes y el abuso del cigarrillo, hasta un estilo de vida sedentario. La mala circulación puede llevar a una serie de síntomas como hinchazón de pies y tobillos, calambres, dolor, cansancio, sensación de pesadez en las extremidades, entre otros

Enfermedades comunes

Las personas mayores que sufren de mala circulación pueden experimentar alguna de estas tres comunes condiciones:

  • Enfermedad Arterial Periférica (PAD): Una condición en la que las arterias de la pierna se estrechan y se endurecen, debido a la presencia excesiva de placa dentro de la pared arterial. Esta enfermedad puede provocar isquemia crítica de las extremidades, infracción, o incluso muerte del tejido.
  • Venas varicosas: Las venas varicosas son un problema común en las personas de tercera edad. Esta condición consiste en la acumulación de sangre en las venas superficiales de las piernas, a menudo resultan de tener una vida sedentaria o estar de pie y sentado durante largos periodos.
  • Trombosis venosa profunda (TVP): Ocurre cuando se forman coágulos de sangre en las piernas, obstruyendo el flujo sanguíneo. Esta condición puede surgir como una complicación de las venas varicosas y es causada por muchos de los mismos factores del estilo de vida.
A considerar

La mala circulación en adultos mayores puede resultar en problemas significativos de salud. Afortunadamente, hay una serie de cosas que puedes hacer para prevenir los problemas circulatorios o para aliviar el dolor:

  • Moverse: De un lado a otro puede ser el método más simple pero más efectivo para hacer que la sangre fluya normalmente. Hay muchas actividades que los adultos mayores pueden probar, como caminar, nadar, hacer yoga o usar equipos de ejercicio como spinning.
  • Monitorea tu presión arterial: Entre los diabéticos y las personas obesas, las condiciones médicas como la hipertensión o la presión arterial alta contribuyen significativamente a la mala circulación sanguínea, por lo que es importante que los adultos mayores mantengan controlada su salud.
  • Comer de manera saludable: La dieta afecta directamente en la salud, por lo que una mala dieta puede también afectar la circulación. Agregá alimentos ricos en grasas omega-3, como el pescado y otros tipos de mariscos, ya que estos mejoran el flujo sanguíneo y previenen enfermedades cardíacas a largo plazo. De igual manera, comé alimentos ricos en vitaminas B (hojas verdes, carne y huevos), C (tomates, frutas cítricas, verduras de hoja verde) y E (aceites vegetales y frutos secos).
  • No fumar: Fumar es una gran causa de problemas de circulación en adultos mayores, ya que estrecha las arterias y restringe el flujo sanguíneo. Si dejás de fumar, pronto notarás una mejora en la circulación y en otros problemas de salud.

Comentarios

comentarios